30 años de la explosión de Anaversa en Córdoba. - El 3 de mayo de 1991, la ciudad de Córdoba, Veracruz, se estremeció con la explosión de las instalaciones de la empresa de plaguicidas Agricultura Nacional de Veracruz (Anaversa) que derramó plaguicidas organofosforados y organoclorados a varias cuadras a la redonda. - Córdoba - infovernoticias.com.mx


30 años de la explosión de Anaversa en Córdoba.


El 3 de mayo de 1991, la ciudad de Córdoba, Veracruz, se estremeció con la explosión de las instalaciones de la empresa de plaguicidas Agricultura Nacional de Veracruz (Anaversa) que derramó plaguicidas organofosforados y organoclorados a varias cuadras a la redonda.



Mayo 02, 2021 12:57 hrs.
Desastres Municipios › México Veracruz / Córdoba
Ernesto Rendón › INFOVER NOTICIAS

Córdoba, Ver.- Este Domingo, se cumplen treinta años del incendio que consumió las instalaciones de la empresa Agricultura Nacional de Veracruz, mejor conocida como Anaversa, en la ciudad de Córdoba, Veracruz.

Dicha negociación funcionaba en la zona urbana y durante décadas formuló diversos plaguicidas altamente dañinos para el ser humano y el ambiente como paratión metílico, malatión y pentaclorofenol.

De no haber sido por el incendio que consumió parte del local y las sustancias peligrosas allí almacenadas, la opinión pública no se habría enterado del cúmulo de irregularidades con que trabajó por lustros dicho negocio, ni del peligro de las sustancias que almacenaba y servían para formular y envasar diversos plaguicidas que luego se vendían sin cortapisa en el mercado.

Aunque las actividades de Anaversa eran de las catalogadas por las autoridades como de "alto riesgo", contó siempre con los permisos y las licencias correspondientes, expedidas por la entonces Subsecretaría de Ecología y por la Secretaría de Salud. No valieron las peticiones de los vecinos, de los maestros de una escuela que funcionaba cerca y de grupos ciudadanos en el sentido de que Anaversa debía ser reubicada porque afectaba la salud de la gente. Las autoridades sólo actuaron, y mal, cuando el incendio obligó a evacuar a miles de personas y se apagó el fuego sin los mínimos cuidados que se exigen en estos casos.

Miles de vecinos han sufrido los efectos de las sustancias emitidas durante el accidente, así como de las dioxinas producidas por la explosión. Nadie en Córdoba estaba preparado para enfrentar el desastre industrial de los plaguicidas y las dioxinas.

Mujeres y niños fueron los más vulnerables, además de bomberos, servidores de limpieza pública y policías que auxiliaron en el control de la catástrofe. Bajo un clima de impunidad, la empresa nunca pagó por el daño que hizo.

Aunque fue obligada a cubrir una reducida multa de cerca de cien mil pesos, recibió el monto de un seguro por 3 mil 500 millones de viejos pesos.

La planta cerró pero el inmueble todavía está en pie y constituye un importante foco de riesgo para los vecinos.

De los efectos inmediatos, la prensa en su momento informó de 2 mil personas evacuadas, más de mil personas con signos de intoxicación, 300 hospitalizados en estado grave. Conforme a la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a la Secretaría de Salud le correspondía realizar un censo integral de los afectados de manera aguda por la contaminación y llevar a cabo los estudios epidemiológicos y de colinesterasa, además de darle seguimiento a los pacientes.

La Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología debía informar sobre la pertinencia o no de demoler el inmueble, así como de un informe conjunto de ambas secretarías a la población y a la CNDH sobre las investigaciones y acciones llevadas después del siniestro. De acuerdo a la investigación de Infover Noticias, parte de estos estudios fueron ocultados y, algunas pruebas de laboratorio, destruidas.

En el barrio La Estación del municipio montañoso de Córdoba, los restos de la fábrica de plaguicidas Agricultura Nacional de Veracruz S.A. (Anaversa) forman parte de la cotidianidad de una ciudad que quiere olvidar una tragedia que se cernió sobre la zona hace 30 años, pero que hoy sigue amenazando furtivamente a la población.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.